Enojo

Estas palabras están dedicadas a cualquier persona que te haya dicho como vivir, esto es para todas esas personas que alguna vez te han dicho que no digas garabatos y que no tomes cerveza todos los días, para esas personas que se empeñan en hacer la vida aun mas difícil, gracias a esas personas es que mi manifiesto cobra vida:

Hombres y Mujeres de una Republica que se hace llamar libre, que en el artículo cuarto de su constitución le falta la palabra representativa, estamos cansados, la juventud esta cansada de ustedes los adultos, esta cansada de pagar por sus errores, esta cansada de ver día a día como contradicen los valores que trataron de inculcarnos durante nuestra infancia, cansados de que tomen decisiones en nombre de un Dios que menos de la mitad de nosotros creemos en, estamos cansados de tener que llevar a cuestas el peso de una mochila, una mochila que es su fracaso de cambiar el mundo en los años 60, ustedes no pudieron y nos cortan las alas cada vez que tratamos de imponer la sociedad que nosotros queremos para nuestros hijos, hasta los mecanismos de participación publica y ciudadana han viciado para que no nos tomen en cuenta, han cerrado toda posibilidad de escalar dentro de un partido político que se supone que son los encargados de canalizar las pretensiones, ideas e intereses de la ciudadanía, pero nosotros los jóvenes no tenemos pito que tocar.

Vivimos en una mierda, vivimos en un país donde somos los pocos que tenemos las posibilidades de poder entender cabalmente lo que leemos, somos pocos los jóvenes que podemos tener una opinión crítica respecto del mundo, respecto de nuestra propia realidad.
Se que hay grupos de la alta esfera política del país que le interesa un pueblo ignorante, pero nosotros nos oponemos, no queremos esa realidad para nuestro país, queremos la igualdad real de oportunidades no meramente formal, queremos un país mas justo.

Estamos cansados del relativismo moral y la hipocresía de los adultos, déjennos vivir nuestra vida como queremos, despenalicen la marihuana, el aborto y la prostitución, como pueden ser tan cínicos, la generación de nuestros abuelos por muy católicos y de clase alta que fueran estaban llenos de amantes, de idas a los bares con amigos para terminar en las casas de remolienda, es solo cosa de ir un poco mas atrás no mas y buscar las historias de “don” Diego Portales y Andrés Bello en la “chimba”, o mejor apuntemos directamente a nuestros padres, que vivieron los 60, que experimentaron el Boom de la libertad sexual, la experimentación psicotrópica, el consumo normal de la marihuana o vamos a dejar pasar el echo histórico que los primeros 5 detenidos por marihuana en este país eran alumnos del Grange, uno de ellos Rafael Edward Sobrino del dueño del mercurio, no olviden la experiencia en piedra roja tampoco.

Por tanto, esta juventud esta cansada de pagar por su fracaso como generación, fueron una generación que pudo haber cambiado el mundo pero cuando estaban a punto de lograrlo se acobardaron, dejaron de cantar a los Rolling Stonces, guardaron sus ideales en un cajón de la casa de sus padres, se pusieron ternos Hugo Boss y día a día hacen todo lo que prometieron nunca hacer contribuyendo todos los días a formar un país, una sociedad una realidad que en el fondo de sus corazones desprecian, pero nosotros no queremos seguir pagando ese fracaso, queremos poder ser libres de decidir si consumimos un pito, si condenamos o no un aborto pero que nos dejen la posibilidad de poder realizarlo si lo deseamos, no que nos lo prohíban o nos obliguen que pase por nosotros, que nos dejen elegir nuestras creencias, que no nos miren feo por que tomamos cerveza todos los días, por que nos preocupa el calentamiento global o por que nos hacemos tatuajes, aros y perforaciones, somos nosotros los que estamos viviendo nuestro presente y queremos construir un futuro mucho mas sano que el de ustedes, uno mas libre, mas justo y por sobre todo mas pluralista.