me retiro por un tiempo

En la época que me estoy refiriendo, a “Clara” le empezó a parecer complicado mantenerse en una relación sin comprometerse con su pareja, de modo que comenzó a colgar sus sentimientos en mi pecho. Al principio lo hacia con timidez y excepcionalmente, primero colgó un vestido en el armario, después varios y, al cabo de poco tiempo mis dos trajes se apretujaban en un rincón de mi pecho y mi pequeña existencia se había convertido en un closet femenino.